Alta cocina mexicana al compás de un tango

Una vez resuelto el tema de la comida para los chicos en la Antigua Hacienda de Tlalpan de la misteriosa y sorprendente Ciudad de México, con mi esposo nos dimos a  la tarea de elegir cuidadosamente nuestro almuerzo, pues sabíamos que algunos de esos platillos del menú eran únicos.  Mi esposo pidió una crema de aguacate y una carne a la tampiqueña ( un bife aplanado delicioso, con guarnición mexicana) y yo un huachinango relleno que fue glorioso.  Amenizó nuestro almuerzo el pianista residente que además resultó ser un virtuoso del tango.  Enseguida que captó nuestro acento, arremetió con tangos varios en nuestro honor, lo cual agradecimos con discretos aplausos, que acompañaron otros comensales.  Al final de su set vino a saludarnos a la mesa y nos comentó que era fanático del tango.  Mi esposo le garabateó una página web muy buena con anécdotas curiosas ( http://eltangoysusinvitados.blogspot.com/2009/12/el-tango-en-mexico.html) y el hombre estaba fascinado.  Mientras tanto, los chicos curioseaban por el jardin a los pavorreales blancos, que en realidad son albinos, y son muy vistosos.  Había un grupo de turistas suecos que disfrutabana tanto como nosotros este viaje que ponía a gozar los cinco sentidos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: