La hora del SPA

Y así como yo me iba a hacer mis acuaerobics, mi esposo optó por que lo suyo era el SPA, y durante ese viaje realmente disfrutó mucho de esa opción que había ahí mismo dentro del hotel.  Sólo tenía que reservar un turno en la mañana, para última hora de la tarde, y después del atardecer que siempre mirábamos juntos, decía chau hasta luego, y se dirigía al SPA del Park Royal, donde ya lo esperaba un delicioso masaje sueco ( http://www.otramedicina.com/2009/01/14/el-masaje-sueco-caracteristicas-y-propiedades/).  Cuando fue a hacer las primera consulta, fue el que le resultó más atractivo, y la verdad es que le sirvió mucho porque entre el stress que uno trae de su país y la cantidad de acitivdades fuera de rutina que uno hace de vacaciones, necesitaba un poco de relax, así que lo disfrutó muchísimo.  Entre los paracaídas, el banana boat, el snorkel y el jet ski…´creanme que algo le dolía por ahí.  Después del masaje se iba a bañar, cenábamos riquísimo en alguna de las noches temáticas y a dormir como bebés en nuestra hermosa suite…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: